Estimulación magnética transcraneal

La estimulación magnética cerebral es un tratamiento médico con efecto beneficioso en diversas enfermedades. No es doloroso, no requiere hospitalización y puede administrarse de forma simultánea a otros tratamientos (farmacológicos, rehabilitadotes o psicológicos).

La estimulación magnética transcraneal se aplica colocando una bobina sobre la cabeza. Esta bobina genera un campo magnético que, de forma no invasiva (sin abrir el cráneo ni introducir elementos extraños), permite modificar la actividad cerebral, mejorando los síntomas de enfermedades en las que dicha actividad está alterada. El tratamiento se lleva a cabo en varias sesiones de aproximadamente 30 minutos de duración.
Es una técnica médica segura. Los efectos no deseados son muy poco frecuentes y de poca importancia en la mayor parte de los casos.
Es especialmente útil en enfermedades como la Depresión, la Rehabilitación de Ictus, algunos tipos de Dolor crónico, como la Fibromialgia, la Neuralgia del Trigémino y en el Tinnitus (ruído en el oído). También se han observado efectos beneficiosos en la Enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades psiquiátricas como el Trastorno Obsesivo-Compulsivo. En los niños la principal indicación es el Síndrome de Tourette. Recientemente, se ha planteado su uso como ayuda en la deshabituación del tabaco.

El equipo de estimulación es un Magstim Rapid 2® de última generación, que cumple todos los requisitos de seguridad. Tiene gran versatilidad en cuanto a modificación de los parámetros de estímulo y dispone de dos canales de electroneurografía digitales adaptados al estimulador que permiten precisar con exactitud los umbrales de respuesta motora. La bobina Magstim Double 70 mm Air Film Coil® es refrigerada, ideal para el tratamiento de patologías que requieren aplicación de protocolos de larga duración; dispone de un soporte que permite fijarla y evitar desplazamientos mínimos durante los periodos de estímulo.